PASO INFANTIL

Año 1999. Cuando faltaban dos meses para la celebración de la Semana Santa, la Junta de Gobierno comentó a un hermano de la Cofradía, empresario carpintero, la idea de hacer una pequeña carroza para que los “peques”, junto con el Piquete Infantil, formasen su propia procesión y fueran todos junticos. El hecho, ya conocido por todos al haber sido comunicado en Capítulo de Hermanos, no tenía otra finalidad que recoger las ideas de un buen carpintero, y que además no fuera a suponer para las arcas de la Cofradía un pago importante. Pasaban los días, y este hermano no comentaba nada. Cuando se le preguntó qué había pensado, ya enseñó el armazón y toda la idea que tenía preparada para hacerla realidad. Dicho y hecho. El Domingo de Ramos la Carroza estaba en San Pablo para ser bendecida.”

Fueron varios los hermanos y empresas las que colaboraron para llevar adelante este proyecto, y a todos ellos la Junta de Gobierno agradeció su esfuerzo y generosidad. 

El día de Jueves Santo de ese año, la Sección Infantil empujó su propio Paso y, aunque puede resultar aventurado decirlo, jamás ha habido tantas personas alrededor de una carroza que entre todos sumaran tan pocos años.

El Cristo que procesiona en la carroza es el que se adora en los oficios que se realizan el día de Viernes Santo en la Iglesia de San Pablo.

Esta web utiliza cookies, puede ver aquí la Política de Cookies